Pages Menu
Categories Menu

Posted on 29 Jun 2012 in Lugartenencias, Orden del Santo Sepulcro

OCSSJ: Los escuderos, «la rama joven» de la Lugartenencia de Francia

OCSSJ: Los escuderos, «la rama joven» de la Lugartenencia de Francia

La Lugartenencia de Francia de la Orden del Santo Sepulcro puso en marcha, ad experimentum, en 1996, el movimiento de los escuderos. Se trata de hombres (écuyers) y mujeres (demoiselles) jóvenes, menores de 27 años, cuyo compromiso no es definitivo. Es un tiempo que les permite, mientras se forman, discernir su vocación de unirse como miembros a la Orden del Santo Sepulcro. Entrevista a uno de ellos: Paul Giraud, abogado, 26 años.

1. ¿Cómo conoció la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén?

Conocí la Orden por un amigo mío que, en busca de un compromiso al final de sus estudios, se había acercado a los escuderos para descubrir el movimiento. Emocionado por lo que descubrió, invitó a dos de sus amigos (me uní al movimiento en septiembre de 2008). Conquistado a mi vez por la calidad de los instructores (prior y caballero‑acompañante), pero también por los caballeros con que coincidí, ¡ha hecho que me quede! La Lugartenencia de Francia es la única que, por ahora, ofrece el compromiso de escudero. Hay unos sesenta escuderos repartidos en tres equipos parisinos, un equipo lionés, un equipo bretón, un equipo de Poitevine, un muy reciente equipo de Burdeos y escuderos individuales.

2. ¿Cuándo y por qué decidió convertirse en escudero de la Lugartenencia de Francia de la Orden?

Antes de recibir la capa de escudero, que marca nuestro compromiso con los cristianos de Tierra Santa, descubrimos durante alrededor de un año el movimiento escudero y la Orden, participando en todas las actividades: reuniones mensuales, operaciones de recogida de fondos (misiones, venta de tarjetas de felicitación, jornadas de asistencia), ceremonias de la Orden. Este tiempo nos permite familiarizarnos con la Orden y descubrir si este es nuestro compromiso. La entrega de la capa supone la recepción como escudero. La recibí después de un año y medio, en junio de 2010.

3. ¿Por qué?

Por el compromiso a favor de los cristianos en Tierra Santa (importancia de su testimonio en la tierra donde Cristo se encarnó, pues confirma el compromiso de Dios por los hombres, y también un profundo interés geopolítico personal por esta zona). Además, me identifico con la propuesta de formación del movimiento escudero. Se articula en tres dimensiones: la oración personal y comunitaria (cada equipo reza completas después de su reunión mensual), la formación y la acción a favor de los cristianos de Tierra Santa.

4. Exactamente, ¿cuáles son sus actividades a favor de los cristianos de Tierra Santa en su nivel?

Nuestras actividades por nuestros hermanos de Tierra Santa son las siguientes:

– La participación en las misiones organizadas por la Orden a la salida de las misas.

– La realización, la distribución y (con los caballeros) la venta de tarjetas de felicitación. Algunos escuderos parisinos eligen las imágenes, las someten a la aprobación de la Orden, antes de imprimirlas y ofrecerlas a la venta a los miembros y simpatizantes de la corporación. Todos los escuderos participan en su venta, tanto en su entorno como a la salida de las misas, en noviembre, diciembre y enero.

– La organización de un concierto de caridad una vez al año (primera edición en 2011, segunda este año).

También tenemos una reunión mensual. Comenzamos con el canto del Veni creator para poner nuestro tiempo de oración y reflexión bajo la protección del Espíritu Santo. Luego, sigue una exposición de carácter catequético (15-20 minutos) sobre un tema fijado cada año (este año ha sido la libertad de los hijos de Dios), que prepara a su vez uno de nosotros. Tras la presentación y antes de iniciar el debate, oramos de nuevo para asegurar un momento de reflexión. Después, en el llamado “Cuarto de hora Tierra Santa” (también preparado por uno de nosotros), nos informamos de las noticias del Patriarcado Latino en el último mes (actualidad política de la región, noticias religiosas, vida de las comunidades cristianas en Tierra Santa). La cena que compartimos nos permite afrontar la organización de los diferentes proyectos caritativos que llevamos o en los que participamos. Por último, rezamos juntos completas.

5. ¿Desea llegar a ser caballero?

Los escuderos no forman parte de la Orden del Santo Sepulcro. Sólo el cruzamiento o la investidura marcan el ingreso en la Orden. Esta distinción no es trivial, e ilumina la ruta de los escuderos. Caminamos junto con la Orden y participamos estrechamente en sus actividades para ayudar espiritual y materialmente a nuestros hermanos en Tierra Santa, vivir como cristianos, profundizar nuestro compromiso con Cristo y discernir nuestra eventual vocación a ingresar en la Orden. A título puramente personal, el hecho de que el movimiento escudero proponga este proceso de discernimiento me es valioso; ya que realza la belleza del compromiso que asumen aquellos de nosotros que se unen a la Orden por el cruzamiento. Nada es automático, todo es libertad interior y acogida del designio de Dios. Así, veo el tiempo pasado con los escuderos como un tiempo de compromiso cristiano a favor de los cristianos de Tierra Santa, sin que la perspectiva del cruzamiento sea un horizonte obligatorio.

Con 26 años, me siento muy joven para este compromiso y necesito un tiempo de discernimiento.

Dicho esto, también señalo que la acción de la Orden, en su finalidad (sostener espiritual y materialmente a los cristianos de Tierra Santa) y en sus esquemas (el tríptico: oración, formación y acción) se adapta a mí, y me parece un camino de crecimiento espiritual. Y dado que, hoy por hoy, me identifico bien con este proyecto y no veo por qué habría de cambiar, llegar a ser caballero es de hecho muy posible.

Entrevista realizada por Christophe Lafontaine

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)