Pages Menu
Categories Menu

Posted on 19 Jun 2012 in Diócesis en el extranjero, Iglesia

El patriarca, en Dublín, habla con el corazón

El patriarca, en Dublín, habla con el corazón

DUBLIN – El patriarca Fouad Twal, se unió a la delegación de Tierra Santa que asistía al 50.º Congreso Eucarístico Internacional en Irlanda. El viernes, 15 de junio, pronunció una homilía (aquí en inglés) por la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. Durante la celebración religiosa, se impartió el sacramento de la unción de enfermos a cientos de personas.

¿Qué mejor regalo para el patriarca Fouad (cuyo nombre en árabe significa “corazón”) que haber sido invitado a pronunciar una homilía en la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús? Y, más aun, cuando el lema del patriarca es “Mi corazón está listo” (Salmo 57). Recibió, por tanto, el patriarca la oportunidad de recordar que el corazón de la vida cristiana descansa en la eucaristía y que este sacramento fue instituido en el Cenáculo de Jerusalén: corazón dela Iglesia. “Rememoramos a lo largo de este congreso eucarístico al acontecimiento que tuvo lugar en Jerusalén. Me siento en casa con vosotros, a medida que seguimos celebrando aquel hecho aquí, en medio de vosotros”, dijo. Mons. Twal reiteró el “milagro permanente” que es la vida de Jesucristo y que permanece en “el sacramento dela Eucaristía, que nos reúne aquí, en Irlanda, y en todos los rincones del mundo”. Y añadió que la eucaristía “restaura nuestra humanidad rota”.

«El miedo no es una respuesta aceptable para un discípulo de Cristo»

El Patriarca también habló como “pastor del pequeño rebaño” de cristianos que viven en Tierra Santa, que sufren “en la tierra dela Promesa, en la tierra de las nuevas promesas, modernas, internacionales, que jamás se han cumplido”. Y a pesar de que hayan pasado siglos, el patriarca se atreve a la comparación. “Al comienzo dela Iglesia, los cristianos de Jerusalén eran muy pocos y sólo encontraron el valor en la presencia de Cristo. Hoy, también tenemos que darnos cuenta de que Cristo está con nosotros, y encontrar el valor en Su Presencia”. Mons. Twal reconoció la disminución del número de cristianos en Jerusalén, pero hizo un llamamiento a permanecer “fieles allí donde el Señor nos ha puesto”. Y añadió: “Dada la situación política en Oriente Medio, es humano tener miedo; porque sufrimos y sentimos amenazada nuestra existencia. Pero el miedo no es una respuesta aceptable de un discípulo de Cristo. (…) Debemos resistir la fuerte tendencia de considerarnos víctimas que sienten lástima de ellas (…). Aunque nos podamos sentir solos, Cristo es nuestra esperanza, nuestra alegría y nuestra libertad”.

El patriarca latino de Jerusalén explicó que estaba involucrado en varios proyectos de ayuda a los cristianos locales. Sin embargo, dijo que la verdadera ayuda venía, “por encima de todo, de la oración y el reconocimiento de nuestro Señor enla Eucaristía”. Mons. Twal mostró también su alegría porque, en Tierra Santa, hay más de 100 congregaciones religiosas (masculinas y femeninas). De ellas, quince son comunidades contemplativas que rezan en adoración eucarística, día y noche. Por último, el patriarca pidió a todos los delegados su oración “para obtener la paz y la justicia en Tierra Santa”.

Reconciliación

Mons. Shomali se encuentra con el primer ministro irlandés, Enda Kenny

Según Mons. Shomali, obispo auxiliar de Jerusalén, “la intervención del patriarca fue muy aplaudida, sobre todo, cuando dijo que debíamos estar orgullosos de ser católicos. El grupo de Tierra Santa estaba muy feliz con la peregrinación”. El obispo se reunió con el primer ministro de Irlanda, al que saludó en nombre de la delegación de Tierra Santa. Cuatro cardenales y obispos estuvieron también allí, además de Mons. Shomali: el cardenal Marc Ouellet, legado pontificio; el cardenal Sean Brady, primado de Irlanda; Mons. Diarmuid Martin, arzobispo de Dublín, y Mons. Piero Marini, responsable del Pontificio Comité para los Congresos Eucarísticos. Mons. Shomali compartió con el primer ministro “el deseo de que palestinos e israelíes sigan el ejemplo del camino de la reconciliación entre Irlanda del Norte e Irlanda del Sur”. A lo que el primer ministro respondió con “su apoyo a un Estado de Palestina y su profundo conocimiento de la situación en Tierra Santa”.

El primer ministro, que conoce al padre benedictino Gregory Collins, abad dela Dormición, rogó al obispo que le transmitiera sus saludos. El grupo de Tierra Santa regreso mañana por la mañana a Amán y Jerusalén “encantado y fortificado en la fe”, se felicita Mons. Shomali.

Christophe Lafontaine

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)

 

Más fotografías aquí y acá