Pages Menu
Categories Menu

Posted on 5 Jun 2012 in Diócesis, Noticias de las parroquias

Primera comunión de niños filipinos en Tel Aviv

Primera comunión de niños filipinos en Tel Aviv

TEL AVIV.- El 2 de junio de 2012, en el transcurso de la santa misa de la solemnidad dela Santísima Trinidad, 31 niños recibieron el Cuerpo de Cristo por primera vez, tras un año de preparación.

Este es el tercer año que el grupo de educadores de la Vicaríade Santiago para los Católicos de Lengua Hebrea en Israel colabora con la capellanía filipina. Uno de los centros de actividad de la capellanía, la capilla de la Divina Misericordia, está en la calle Levanda, en el barrio de la estación central de autobuses de Tel Aviv. Cerca de 50 niños vienen al centro una vez cada dos semanas para aprender el catecismo. Este año, los maestros han sido el padre Neuhaus, SJ, vicario para católicos de lengua hebrea; Vladimir, la kehilla de Jaffa; José-Enrique, del Opus Dei, y Jean Bosco, un seminarista de los Padres Blancos. Incluso cuando terminó su tesis, Benny, de la comunidad de esta vicaría, vino todo el año, para ayudar con la música. Coordinaron las clases Mme. Bea y la hermana Rebecca, del centro de Tel Aviv.

El sábado por la tarde, víspera de la solemnidad dela Santísima Trinidad, treinta niños de la comunidad filipina y un niño de la comunidad india, que había estudiado con ellos durante todo el año, se reunieron en la capilla. Los niños iban vestidos de blanco y los acompañaban sus padres, familias y amigos. Tras los últimos preparativos, comenzó la oración.

La santa misa fue celebrada por los padres David Neuhaus; Rick, sacerdote salesiano, gerente del centro de Levanda Street, y Rafic, de la kehilla de Jerusalén. En su homilía, el padre David explicó a los niños que, cuando recibieran la comunión, es decir, cuando comieran el Pan de Vida, Jesús habitaría en ellos de una manera particular. A partir de entonces, deberán hacer brillar su luz, su alegría y su amor, dondequiera que se encuentren.

En un ambiente alegre, la oración continuó y Benny dirigió los cantos. El momento de máxima expectación aconteció cuando los 31 niños hicieron cola para recibir el Cuerpo de Cristo. Los padres, muy orgullosos, los rodeaban con su cariño, y muchos tomaron fotos del momento para la posteridad. Decimos Mazal Tov a los niños con este motivo, y esperamos que continúen su camino en el seguimiento del Señor Jesús.

Es importante señalar que casi todos los niños, de edades comprendidas entre 5 y 12 años, han nacido en Israel y hablan hebreo como lengua materna. Muchos tienen la residencia permanente y participan plenamente en nuestra vida aquí (van a la escuela y participan en las actividades de los scouts). Vamos a seguir trabajando con los sacerdotes filipinos, el equipo de religiosas y laicos que tienen el centro de Tel Aviv. Las clases se reanudarán a principios de septiembre.

Fuente: Vicaría de Lengua Hebrea

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)