Pages Menu
Categories Menu

Posted on 5 Jun 2012 in Diócesis en el extranjero, Iglesia

Milán: «No olvidar a las familias de Tierra Santa»

Milán: «No olvidar a las familias de Tierra Santa»

MILÁN.- «La familia, fundada sobre el matrimonio entre el hombre y la mujer», es más que nunca un modelo; mientras la «solidez del tejido social» está en peligro, dijo el Papa el domingo, 3 de junio, en Milán, ante de 850.000 fieles de 154 países, entre ellos de Tierra Santa, durante la misa de clausura del VII Encuentro Mundial de las Familias. El patriarca expresó su alegría por un lado; por otro, algunos preocupaciones.

“La presencia de 50 cardenales, más de 300 obispos y cientos de miles de fieles procedentes de 150 países muestran la dimensión mundial y entusiasta del encuentro de las familias”, se felicitó ayer lunes, 5 de junio, en el aeropuerto, el patriarca Fouad Twal. El Papa defendió con firmeza el domingo como día de fiesta, en este VII Encuentro Mundial de las Familias, iniciativa lanzada en 1994 por el papa Juan Pablo II, que tuvo como lema: “Familia: trabajo y fiesta”. El Papa recordó que es importante “armonizar el tiempo del trabajo y las exigencias de la familia, la profesión y la paternidad y la maternidad, el trabajo y la fiesta”, para “construir una sociedad de rostro humano”. De forma general, invitó a los fieles a privilegiar siempre la “lógica del ser respecto a la del tener”. El Papa también destacó que la familia es más que nunca un modelo mientras que la “solidez del tejido social” está en peligro.

Si el patriarca reconocía la alegría que emanaba de esa reunión, también expresó algunas preocupaciones. “Me asusta que nuestras familias que viven en Tierra Santa, a su regreso, se sientan desfasadas respecto de los modos y niveles de vida occidentales. Me temo que haya cierta amargura en las inevitables comparaciones”.

La Iglesia local de Tierra Santa ha estado representada en este encuentro por una delegación del Comité Intereclesial de la Familia y una delegación más amplia (16 individuos, entre ellos una familia de la kehilla [comunidad de lengua hebrea] de Jaffa) de Tierra Santa, encabezados por el patriarca Twal y Mons. Lahham, vicario patriarcal en Jordania y delegado episcopal para la Pastoral dela Familia.

Dicho esto, el patriarca reveló otro punto negativo: “Me hubiera gustado como miembro del Pontificio Consejo para la Familia y del Consejo de Patriarcas Católicos de Oriente, que se hubiera dicho alguna palabra sobre Tierra Santa y la vida cotidiana de familias aquí. Para no olvidar a las familias de Tierra Santa, ni el mensaje dela Sagrada Familia.Porque, cuando se piensa que la familia de Nazaret, que vivía en Galilea, iba a Jerusalén, creo que también nos confiere una verdadera legitimidad para hablar de la Sagrada Familia y de las familias que viven en la Tierra de la Sagrada Familia”. Y el patriarca expresó el deseo de tener una voz en Filadelfia en 2015 en el VIII Encuentro de las Familias.

No se ha descuidado a Oriente por otro lado. Entre las siete familias que representaban a las familias del mundo y que comieron con Benedicto XVI el domingo, 3 de junio, tras la misa de clausura, dos familias representaban a países que sufren en particular, para mostrar la cercanía del Papa. Fue el caso de la familia Hassib, de Bagdad, Irak. Para el patriarca, “esta familia simboliza las familias de Oriente Medio. Y el Papa dijo que oraba por ellas y las bendijo”.

Casa espiritual en Tierra Santa para las familias

En el lado de las buenas noticias, el patriarca expresó también  en el aeropuerto su profundo agradecimiento al movimiento Renovación en el Espíritu, que ha tenido la iniciativa de construir en Nazaret, en Tierra Santa, un Centro Internacional para la familia: “así, todas las familias del mundo tendrán un hogar espiritual en Tierra Santa para alimentarse del amor y la vida sencilla de Jesús, María y José”. El cardenal Bertone, secretario de estado de Su Santidad, ante el encuentro de Milán, dijo que esta iniciativa “constituía un gesto concreto de comunión eclesial en nuestro compromiso por la nueva evangelización”. Durante un encuentro con la prensa, el cardenal Bertone había explicado también que “la renovación interior, la renovación de las familias, consiste en asumir su fe y en convertirlo en criterio de comportamiento”, que debe “expresarse también en la vida la vida social, en la vida pública, en la vida civil”. En su viaje de 2009, el Papa bendijo la primera piedra del centro en el monte del Precipicio “como signo de esperanza ante el porvenir (…)”. Y añadió: “Oremos para que este centro promueva una vida familiar sólida en esta región, que ofrezca un apoyo y asistencia a las familias, y les anime en su misión irreemplazable en la sociedad”.

Christophe Lafontaine

Para saber más: La reunión de Milán se presenta como una oportunidad para relanzar el proyecto del Centro parala Familia de Nazaret y fomentar la participación y la solidaridad de las familias cristianas en todo el mundo. En este enlace, puede verse el vídeo de la presentación del proyecto en español: http://www.nazarethinternationalfamily.org/wordpress/spanish/

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)