Pages Menu
Categories Menu

Posted on 22 May 2012 in Actualidad del mundo, Política y sociedad

Dos cristianos y cinco mujeres en el nuevo gobierno palestino

Dos cristianos y cinco mujeres en el nuevo gobierno palestino

RAMALA – Un nuevo gobierno palestino, dirigido por el primer ministro Salam Fayyad, se constituyó el miércoles, 16 de mayo. Once de sus veinticinco miembros son nuevos. Hay dos ministros cristianos y cinco mujeres.

El equipo ministerial no es el gobierno de reconciliación que Hamás y Al Fatah se comprometieron formar hace un año en El Cairo. Este rediseño confirma que no se ha alcanzado la reconciliación entre Al Fatah (que gobierna las zonas autónomas de Cisjordania) y Hamás, que gobierna Gaza. El acuerdo de reconciliación entre Al Fatah y Hamas, ratificado el 3 de mayo de 2011 por todas las facciones palestinas, preveía la formación de un ejecutivo de transición encargado de organizar elecciones generales. Dicho esto, la mayoría de las cláusulas quedaron en letra muerta y los plazos se retrasaron constantemente. Con el fin de superar sus diferencias sobre la elección del primer ministro de este gobierno de transición, Abbas y el líder de Hamás, Khaled Meshaal, decidieron el 6 de febrero de 2012 en Doha (Catar), que el presidente palestino asumiría esta tarea. Sin embargo, esta decisión, impugnada dentro de Hamás, tampoco se aplicó. Mahmoud Abbas ha constatado este punto muerto y ha situado a Salam Fayyad al frente de un nuevo gobierno. Pero el presidente de la Autoridad Palestina ha manifestado que “si alcanzásemos un acuerdo con Hamás, hoy o mañana, este (nuevo) gobierno no tendría razón de ser”. Justifica su decisión diciendo que no podía “esperar indefinidamente” un posible avance sin poder gestionar la vida cotidiana de la población.

El nuevo gobierno se compone de 25 miembros, de los cuales 11 son nuevos, y, entre estos, cinco son mujeres y dos, cristianos. El equipo juró sus cargos el miércoles, 16 de mayo, ante el presidente Mahmoud Abbas. La prioridad es organizar las elecciones municipales. Se limitarán con toda probabilidad a Cisjordania. Salam Fayyad, primer ministro de nuevo, es un economista muy respetado en Occidente; cede la cartera de Hacienda al cristiano, Nabil Qassis, ex presidente de la Universidad de Birzeit, en Cisjordania. Al frente del Ministerio de Turismo y Antigüedades está el otro cristiano, Rola Ma’aia Bandak. El primer ministro ha considerado que los cuatro ministerios “de cabecera” fueran los de Hacienda, Justicia, Turismo y Educación (dividido en dos, con una dirección dedicada a la Educación Superior). Este último departamento había reconocido al seminario de Beit Jala la capacidad de otorgar un título universitario idéntico a las otras universidades palestinas. Para Mons. Shomali, vicario patriarcal para Jerusalén, “el hecho de que Salam Fayyad vuelva a estar a la cabeza del gobierno es un signo de estabilidad y esperanza”. El obispo señaló que “el jefe del gobierno ha exhibido una gran transparencia en hacienda y economía”. Una conclusión ampliamente compartida por los donantes de fondos que reconocen sus esfuerzos para modernizar la economía y la creación de las instituciones de un futuro Estado de Palestina. Mons. Shomali admitió, sin embargo, que “la misión de este gobierno no es fácil, sobre todo, en un entorno económico muy precario”.

Nuevo gobierno, también, en Israel

Menos de nueve días antes de la transferencia ministerial palestina, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, concertó una abrumadora mayoría en la Knesset (ndt.: parlamento israelí). Nadie lo esperaba. El martes, 8 de mayo, por la noche, mientras los parlamentarios israelíes se disponían a votar la disolución de la Knesset para convocar elecciones legislativas anticipadas el 4 de septiembre, el primer ministro Benjamin Netanyahu y ​​el líder de la oposición centrista, Shaul Mofaz, anunciaron un acuerdo para formar un gobierno de centro hasta la extrema derecha. El país se despertó con una coalición de 94 diputados sobre 120. El acuerdo prevé, entre otros extremos, el relanzamiento del proceso de paz con los palestinos, en punto muerto desde septiembre de 2010, a pesar de algunos intentos de reactivación. Pero, para los observadores, la cuestión iraní y los problemas regionales son los que podrían volver a la primera fila de la vida política israelí.

Christophe Lafontaine

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)