Pages Menu
Categories Menu

Posted on 9 May 2012 in Solemnidades, Vida litúrgica

Conmemoración de la Invención de la Santa Cruz

Conmemoración de la Invención de la Santa Cruz

JERUSALÉN.- En la ciudad tres veces santa, el 7 de mayo, no se celebró solo la fiesta de la beata María Luisa Trichet, o la de santo Tomás Becket o aun la de san Antonio de Kiev. También fue el día de la Invención (en su sentido arcaico, esto es, del hallazgo o descubrimiento) de la Santa Cruz (*). Explicaciones y breve noticia de la efeméride.

Tres fuentes informan de que santa Elena, madre del emperador Constantino, celebró el 18 de agosto el descubrimiento de la cruz en la que Jesús fue crucificado.

La Leyenda Dorada es una compilación de relatos hagiográficos de cerca de 150 santos, preparada por un dominico del siglo XIII (Santiago, o Jacobo, de la Vorágine). Se afirma que “Judas [individuo a quien Helena pide ayuda para sus excavaciones] comenzó a excavar el suelo y descubrió, a unos veinte pasos bajo tierra, tres cruces, que envió de inmediato a la emperatriz. Solo quedaba saber cuál de estas cruces fue la de Cristo (…). Al ver pasar el cadáver de un joven camino de la sepultura, Judas detuvo el cortejo y colocó sobre el cadáver una cruz y, luego, otra (…). Con la tercera cruz, el muerto regresó a la vida”. San Ambrosio destaca, entre otros extremos, que “el Espíritu le susurró que buscara el leño de la cruz”. Por último, Rufino de Aquileya (monje del siglo IV) informa de que santa Elena “supo, por revelación, que la cruz fue enterrada en las bóvedas del sepulcro de nuestro Señor (…). Dios premió a esta emperatriz santa mucho más de lo que hubiera osado esperar; porque, además de la Cruz, encontró los otros instrumentos de la Pasión”.

1686 años más tarde…

Así que el pasado lunes, 7 de mayo de 2012, se celebró esta solemnidad en el Santo Sepulcro. En presencia del ministro general de la Orden de los Frailes Menores, Rvdmo. P. José Rodríguez Carballo, presente en Tierra Santa desde el 28 de abril. La noche del domingo 6 de mayo, la procesión de los franciscanos en el Santo Sepulcro se detuvo en la cueva de santa Elena, lugar del descubrimiento de la Santa Cruz, para la celebración de las vísperas. Las reliquias de la Santa Cruz fueron expuestas. Después de la oración de la tarde, la procesión siguió su marcha. Al día siguiente, se celebró la misa solemne en la misma cripta. Seguida por una procesión solemne alrededor del lugar del Sepulcro.

Aunque esta conmemoración se fusionó, tras la reforma litúrgica de 1969, con la de la Exaltación de la Santa Cruz (14 de septiembre), la Iglesia en Jerusalén la ha conservado de forma diferenciada (**). Para conmemorar en el mismo lugar, el descubrimiento del instrumento de la Salvación en el año 326 por santa Elena. En el corazón del tiempo pascual, recuerda a los fieles que Cruz y Resurrección forman un único misterio pascual.

Louis-Marie de Linage

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)

(*) Nota del traductor: En España, la celebración de la Invención de la Santa Cruz data con toda seguridad, al menos, del siglo VII. En el santuario de Liébana (Cantabria), se venera un brazo entero de la Santa Cruz, traído de Jerusalén por santo Toribio, obispo de Astorga, a su regreso a España.

(**) Ídem: Tampoco se ha fusionado en España con la Exaltación de la Santa Cruz (14 de septiembre), sino que se celebra el 3 de mayo.