Pages Menu
Categories Menu

Posted on 19 Apr 2012 in Iglesia, Noticias del Santo Padre

Siete años de fiel atención a Tierra Santa

Siete años de fiel atención a Tierra Santa

JERUSALÉN – Semana de aniversarios para nuestro santo padre Benedicto XVI. El lunes celebraba sus 85 años. Hoy, 19 de abril de 2012, sus siete años de pontificado. Siete años ya. Siete años al servicio dela Iglesiaen el ministerio petrino. Siete años al servicio de la humanidad, como mediador entre los pueblos para que obtengan la paz. En particular, en Tierra Santa.

Fue hace siete años, el 19 de abril de 2005: la chimenea de la Capilla Sixtinaexpelía la fumata blanca. Habebamus papam (¡teníamos papa!). Después del beato Juan Pablo II, los cardenales, con la asistencia del Espíritu Santo, eligieron un “simple y humilde trabajador de la viña del Señor”, el cardenal Ratzinger. Bajo el patrocinio de san Benito, debía continuar la misión confiada por el Señor a Pedro: “Apacienta mis ovejas” (Jn 21, 16).

En el primer año de su pontificado, Benedicto XVI no se olvidó de Tierra Santa, y el conflicto al que está unida por desgracia. En el otoño de 2005, recibió en el Vaticano al presidente israelí, Moshe Katsav (17 de noviembre), y, quince días más tarde, al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas (3 de diciembre). Ambos lo invitaron a viajar a Tierra Santa. Un mes más tarde, el 9 de enero de 2006, durante el saludo al cuerpo diplomático el Santo Padre afirmó: “El Estado de Israel tiene que poder subsistir pacíficamente de acuerdo con las normas del derecho internacional…; el Pueblo palestino ha de poder desarrollar serenamente las propias instituciones democráticas por un futuro libre y próspero”.

Mientras tanto, en su homilía de la Misa del Gallo, declaró: “En esta noche, en que miramos hacia Belén, queremos rezar de modo especial también por el lugar del nacimiento de nuestro Redentor y por los hombres que allí viven y sufren. Queremos rezar por la paz en Tierra Santa: Mira, Señor, a este rincón de la tierra, al que tanto amas por ser tu patria. Haz que en ella resplandezca la luz. Haz que llegue la paz a ella“.

El papa Benedicto XVI recibido en el aeropuerto de Amán (Jordania) el 8 de mayo de 2009

Luego, entre 2006 y 2009 se han producido muchos acontecimientos en Tierra Santa. El 21 de junio de 2008, la toma de posesión canónica del Patriarcado Latino por el patriarca Fouad Twal. Pero, también, la toma del control de Gaza por Hamas (2007), la continuación de la colonización, las negociaciones, la guerra entre Israel y el Líbano en el verano de 2006, la guerra en Gaza (12/2008 – 01/2009). El Santo Padre jamás ha dejado de referirse a estos acontecimientos, siempre llamando a la oración y la acción por una paz estable. Recordamos sus palabras pronunciadas tras el Ángelus del 4 de enero 2009, ante unos combates que no cesaban en Gaza: “Los patriarcas y jefes de las Iglesias cristianas de Jerusalén invitan a los fieles a rezar para que se ponga fin al conflicto en la franja de Gaza e implorar justicia y paz para su tierra. Me uno a ellos y os pido también a vosotros que hagáis lo mismo (…). Las dramáticas noticias que nos llegan de Gaza demuestran que el rechazo del diálogo lleva a situaciones que gravan de manera inenarrable sobre esas poblaciones, una vez más víctimas del odio y de la guerra”.

Unos meses más tarde, Benedicto XVI vino a Tierra Santa. Del 8 al 15 mayo de 2009. Momento único, que permanecerá siempre en los corazones de los fieles de Tierra Santa. Del monte Nebo (Jordania) al Santo Sepulcro; del campo de Aida (Belén) al muro de las Lamentaciones; de los encuentros con los líderes políticos al contacto con el pueblo, y, también (y por primera vez un papa), en la cúpula dela Roca, Benedicto XVI no dejó de llamar a la paz para una solución rápida y duradera de este conflicto.

Unas horas después del anuncio de la elección del papa, el padre Pizzaballa, O.F.M., custodio de Tierra Santa, confiaba a la agencia Fides: “Nuestra esperanza ya es certeza: será un Papa constructor de puentes, profeta de paz para Tierra Santa (…). Estoy seguro de que Benedicto XVI manifestará la atención, la cercanía y la preocupación de la Iglesia y la Santa Sede hacia Tierra Santa. Sé que pronunciará palabras de paz y construirá puentes de reconciliación“. ¡Tenía razón en esa certeza! Y con la gracia de Dios, Benedicto XVI seguirá siendo todavía por largo tiempo el testigo del amor de Dios por los hombres, y este profeta de paz para Tierra Santa.

Louis-Marie de Linage

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)