Pages Menu
Categories Menu

Posted on 12 Mar 2012 in Diócesis, Noticias de la diócesis

Mons. Lahham recibido en el Patriarcado de Jerusalén

mgrLahhamauLPJ

El lunes, 12 de marzo, Mons. Lahham fue recibido en el Patriarcado Latino de Jerusalén por el patriarca Fouad Twal y Mons. Shomali, vicario patriarcal de Jerusalén. Muchos sacerdotes y personal del Patriarcado Latino dieron la bienvenida al nuevo vicario patriarcal para Jordania. Mons. Lahham nos ofrece sus impresiones.

1/ Desde su llegada como vicario patriarcal a Amán el 24 de febrero, es la primera vez que viene a Jerusalén. ¿Qué sentimiento/s le embarga/n?

En realidad, vuelvo a casa, a mi diócesis. Estoy muy feliz de estar aquí. Y también contento de volver a ver a muchos amigos aquí. Ansío regresar al Santo Sepulcro, porque me faltaba. De hecho, soy como un niño pequeño, todo feliz de ver algo nuevo.

2/ Mañana, asistirá a su primera junta general de la Asamblea de Ordinarios de Tierra Santa (AOCTS). ¿Transmitirá algún mensaje particular a los otros jefes religiosos de Tierra Santa?

No tengo por ahora ningún mensaje particular; porque voy, sobre todo, a escuchar y aprender. Nunca se llega a un lugar nuevo con un programa hecho del todo; porque no es una campaña electoral. Me han pedido que participe en la formación permanente de los sacerdotes y es lo que voy a hacer. Pero, sobre todo, ofreceré mi plena colaboración a los miembros dela AOCTS, a quienes conozco en su mayoría.

3/ El día de su nombramiento ya nos dijo que quería «seguir a los sacerdotes». ¿Por qué esta prioridad?

Sí, quiero insistir en el sacerdote y en su formación permanente. Siempre he sido párroco, y, cuando dejé de serlo, estudiaba y enseñaba teología pastoral y catequesis. En Túnez, era como un «párroco», y así me llamaban. Para mí, la prioridad es de verdad la formación de los sacerdotes. He formado a muchos sacerdotes jóvenes (ndr: como superior del seminario de Beit Jala) y me siento feliz al ver que tres cuartas partes de los sacerdotes de Jordania son antiguos alumnos míos. Es importante ir a verlos, visitarlos, hablar con ellos.

4/ Lleva ya instalado varias semanas, ¿qué retos ha detectado para su vicaría?

En realidad, no he ejercido mi ministerio sacerdotal en Jordania desde hace 24 años y, por tanto, redescubro la realidad pastoral de Jordania. Las parroquias, los exploradores, Caritas, los movimientos han conseguido dimensiones extraordinarias. Hay cientos de jóvenes, reuniones, familias, parejas jóvenes… Cada día descubro cosas nuevas. ¡Y me maravillo de toda esta vida!

5/ Era usted el arzobispo de Túnez cuando comenzaron las «revoluciones árabes», ¿cuál es su análisis de la actual situación en Siria y, en especial, sobre la suerte de los cristianos?

Lo que sucedió en Túnez es muy diferente de lo que sucede en Siria. En ambos casos, hay una juventud árabe educada, que conoce los medios de comunicación y no soporta más estar amordazada y sin libertad. En Túnez, [el cambio] ha pasado relativamente bien y el país se ha convertido en una especie de «laboratorio» para las demás naciones. En Siria, es más delicado. Es muy difícil saber quién dice la verdad. Lo cierto es que hay muchas víctimas inocentes. Y esto es intolerable. Es horrible e insoportable. Tiene que cesar.

No sé quién resistirá, el régimen o la calle. Sé que el régimen es fuerte, y que el ejército parece serle muy fiel, pese a algunas escisiones. Es difícil saber qué va a pasar. Por la información de los medios, no se puede saber.

Espero que toda esta violencia se detenga. Y por supuesto deseo que esto cambie también. No podemos seguir así. Ahora, no sé decir si es bueno para los cristianos o no… No creo que si el régimen cae, se persiga a los cristianos como en Iraq. Aunque comprendo que las minorías tengan miedo. Pero creo que Iraq es un caso aparte.

6/ ¿Están huyendo los sirios de la situación de su país a Jordania?

No muchos todavía. Los cristianos sirios, de Alepo, Homs, van sobre todo a Líbano. No vemos un éxodo sirio aquí. Hay muchos iraquíes y libios, pero no hay éxodo de sirios por el momento en Jordania. Amo a Siria. Creo que es el país árabe más árabe y el corazón del mundo árabe. Inch’allah: que pare esta dolorosa situación, inch’allah.

Entrevista realizada por Amélie deLa Hougue

(Traducción del francés por Daniel Berzosa y López, OCSSJ)

Álbum Picasa (12 fotografías)