Pages Menu
Categories Menu

Posted on 17 Feb 2012 in Actualidad local, Política y sociedad

«Queremos la paz con todos y para todos», afirma el patriarca Twal

«Queremos la paz con todos y para todos», afirma el patriarca Twal

A la par que los movimientos palestinos Fatah y Hamas acordaban el pasado lunes, 6 de febrero, en Doha (Catar), confiar al presidente Mahmoud Abbas la jefatura de un gobierno de unión, Mons. Fouad Twal dijo que desea la paz entre todos, tanto entre la Autoridad Palestina e Israel, como entre los propios palestinos.

¿Es la “Declaración de Doha” un paso hacia la reconciliación palestina? Sea como fuere, se ha producido en el marco de las reuniones iniciadas con tal fin el domingo pasado en Doha entre Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina y líder de Fatah, y el líder de Hamas, Khaled Meshaal. Los dos partidos palestinos mantienen relaciones tensas desde el año 2007 y la toma de la Franja de Gaza por Hamas. El acuerdo de ayer refuerza un “acuerdo de reconciliación”, firmado en 2011 ; pero que no había obtenido ningún progreso.

La reunión de Doha se llevó a cabo en presencia del emir de Catar, el jeque Hamad bin Khalifa al-Thani, comprometido con la reconciliación de los palestinos, tras la iniciativa del rey Abdalá de Jordania.

Según el acuerdo (que debería aprobarse en El Cairo el 18 de febrero), el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, dirigirá un gobierno de transición unido para Cisjordania y la Franja de Gaza. Las dos partes acordaron “continuar el proceso de reestructuración de la Organización para la Liberación Palestina (OLP)” para integrar a Hamas y la Yihad Islámica en esta instancia que representa a todos los palestinos. El gobierno se encargará también “de supervisar la reconstrucción de Gaza” y preparar “la celebración de elecciones” (inicialmente previstas para el 4 de mayo de 2012).

Todo esto inspira al patriarca Latino de Jerusalén a decir que no ve “obstáculo alguno para que todos los palestinos ayuden a Mahmoud Abbas para poner en práctica estos dos proyectos”. Y lo que es más, el Patriarca reconoce en Mahmoud Abbas un “hombre moderado, de apertura y cooperación”.

Por este acuerdo, Mahmoud Abbas, pasa a ocupar a la vez los cargos de presidente y primer ministro de la Autoridad Palestina, lo que supone la salida del gobierno del economista Salam Fayyad, apoyado por Occidente. El patriarca Twal lamenta esto; dada la “gran labor realizada con éxito por Salam Fayad para preparar con seriedad y discreción las infraestructuras de un futuro estado palestino”.

El camino de la paz

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, condenó ayer al jefe de la Autoridad Nacional Palestina por firmar un gobierno de unidad con Hamas. “Si Abu Mazen (Mahmoud Abbas, n.d.r.) aplica lo que ha firmado en Doha, elige abandonar el camino de la paz para unirse a Hamas”, dijo Netanyahu, según un comunicado de su oficina. “O paz con Hamas o paz con Israel; no puede tener ambas”, indicó Netanyahu. “No es así”, comenta el patriarca Fouad Twal, asombrado con “esta reacción”. Para él “la reconciliación efectiva responde a las aspiraciones palestina de unidad, y es motivo de alegría”. Y para insistir en el deseo de una paz global, “queremos la paz para todos, un buen acuerdo con Israel y la unidad entre los hermanos palestinos de todas las corrientes de pensamiento político. Además, ¿quién no conoce en su propia familia puntos de vista divergentes u opuestos?”, pregunta el Patriarca, que señala un elemento de “reciprocidad anormal” en ambos campos; pues “hay quienes no quieren reconoce el Estado de Israel como los que no quieren reconocer el Estado de Palestina”.

Mons. Fouad Twal “espera” que esta reconciliación pueda “contribuir a mantener las negociaciones que jamás han cesado directa o indirectamente. Prueba de ello son las liberaciones del soldado Shalit y de más de 1000 palestinos. El diálogo es para los que no están de acuerdo. No hay nada que ganar con la ruptura. Debemos luchar contra el espíritu de división. Nunca es la mejor forma de proceder para trazar un camino de paz”. Y el Patriarca llama a la oración: “Con nuestras instituciones, nuestras iglesias, oramos por una paz definitiva y justa aquí en Tierra Santa, y para los países que la rodean. No deben ignorarse todos los cambios del mundo árabe. La crisis siria nos preocupa mucho”. El Patriarca “entiende” el miedo de los pastores religiosos en Siria, invitados a ser prudentes, y que ven con sus propios ojos el resultado nefasto del cambio en Iraq. Las vecinas Siria y Jordania han recibido una afluencia de refugiados y, hoy, son los sirios los que llaman a la puerta de Jordania.

Christophe Lafontaine

(Traducción del francés por Daniel Berzosa y López, OCSSJ)