Pages Menu
Categories Menu

Posted on 7 Feb 2012 in Fiestas, Vida litúrgica

La gracia de Jericó para los enfermos

La gracia de Jericó para los enfermos

Jricho

El domingo pasado, 5 de febrero, en Jericó, Mons. Shomali administró la unción de enfermos a 100 personas durante la misa que presidió en la parroquia del Buen Pastor.

El sacramento de la sanación de los enfermos consiste en una unción de aceite santo. Este sacramento de la Iglesia es una respuesta al mandato de Cristo que lo estableció cuando dijo a sus apóstoles: “Curad a los enfermos” (véase, entre otros, Mc 16, 17-18). Lo que hizo de forma intensa en Jericó.

Jericó es un lugar de curación. Viene a la memoria la curación de Bartimeo, pero también la conversión de Zaqueo. De hecho, el uno como el otro, en Jericó, se encuentran con Jesús. Encuentro difícil para el mendigo ciego (Bartimeo), dejado de lado por la multitud a las puertas de la ciudad. Encuentro muy doloroso, también, para el recaudador de impuestos (Zaqueo) por ser de talla corta y estar ocultado por la multitud. Sin embargo, su encuentro con Jesús abre sus ojos: ¡Ven! La conversión de Zaqueo es también la curación de su ceguera espiritual.

Por eso, en Jericó, Mons. Shomali, obispo auxiliar para Jerusalén, administró el sacramento de la unción de enfermos en la asamblea que se había reunido ese día en número de 200 personas. En su homilía, el obispo recordó que el sacramento tiene tres efectos:

– Da la fuerza para soportar el sufrimiento como un acto de redención con y como Cristo, que padeció por nosotros;

– Ofrece la remsión de los pecados;

– Permite una curación física total o una mejora general si Dios lo permite.

Después de la misa, el párroco, Ibrahim Sabbagh, ofreció una comida. La comunidad de los Silenciosos Operarios de la Cruz-Mater Misericordiae, en Tierra Santa desde 1977, se encargó de la organización de la jornada.

Esta celebración se llevó a cabo una semana antes del “Día del Enfermo“, el 11 de febrero. En el marco de esta jornada mundial, el sacramento de la unción de enfermos se ofrecerá en la eucaristía de todas las parroquias de la diócesis el próximo fin de semana. La Jornada Mundial del Enfermo se celebra todos los años el 11 de febrero. En su carta dedicada a este día del enfermo de 2012, el papa Benedicto XVI ha escrito: “En la generosa y amorosa acogida de cada vida humana y, en particular, de la que es débil y enferma, el cristiano expresa un aspecto importante de su testimonio evangélico, a ejemplo de Cristo, que ha examinado los sufrimientos materiales y espirituales del hombre para curarlo“.

Christophe Lafontaine

(Traducción del francés por Daniel Berzosa y López, OCSSJ)

Álbum picasa (47 fotografías)