Pages Menu
Categories Menu

Posted on 15 May 2009 in Discursos y entrevistas FT, Patriarca

Discurso del Patriarca Fuad Twal en el Santo Sepulcro

Beatísimo Padre,

En nombre de las Iglesias cristianas de Tierra Santa, os dirijo a Vos, así como a los miembros de vuestra delegación y a nuestros huéspedes aquí presentes, las palabras del Señor Resucitado a sus discípulos después de su Resurrección: “¡La paz sea con vosotros!”
Hace un instante, hemos venido en procesión desde la Piedra de la Unción al Sepulcro vacío cantando el Te Deum, el gran himno de alabanza y acción de gracias a Dios.

– Este Te Deum, Beatísimo Padre, lo cantamos ante todo por Vuestra Santidad, y por vuestra presencia en medio de nosotros en estos días benditos.

– Este Te Deum, lo cantamos para expresar nuestra alegría en que hayáis podido efectuar esta peregrinación a pesar de la situación tan complicada, la muy pesada carga que lleváis y la fatiga ocasionada.

– Este Te Deum, lo cantamos en espíritu de gratitud por la alegría, la fe, la confianza y el valor con los cuales Vos conducís la Barca de san Pedro y esto a pesar de los ataques que se desencadenan contra vuestra persona y contra la Iglesia por el simple hecho que sois colaborador de la verdad.

– Este Te Deum, lo cantamos para dar gracias a Dios por la presencia en nuestra diócesis de tantas comunidades religiosas, activas y contemplativas, que sostienen a nuestros fieles por su oración y sus obras.

– Este Te Deum, lo cantamos para dar gracias a Dios por las numerosas vocaciones sacerdotales que Él no deja de suscitar en nuestra diócesis y esto a pesar del pequeño número somos y de las grandes dificultades que encontramos.

– Este Te Deum, lo cantamos para dar gracias a Dios por el hecho que la comunidad internacional y las partes adversas comienzan a tomar conciencia de la urgencia que hay para arreglar el conflicto que lacera la Tierra Santa desde hace tantos años.

Sí, Beatísimo Padre, queremos dar gracias a Dios porque vuestra peregrinación es manantial de gracias para Vuestra Santidad, para nosotros, para la Iglesia entera y para toda la Tierra Santa. ¡Pueda vuestra visita fortalecer nuestra comunión eclesial, la unidad de los cristianos y las relaciones de confianza y respeto mutuo entre los pueblos!

Hace un mes, las Iglesias cristianas han celebrado la fiesta de Pascua en la diversidad de sus ritos, de sus lenguas y de sus tradiciones. Pero todas se unen en el mismo grito de alegría: “¡El Sepulcro está vacío! ¡Cristo ha resucitado!”

Como podéis constatarlo, Beatísimo Padre, la distancia entre el Sepulcro de la Resurrección y el Gólgota es muy corta. Igualmente esperamos que, gracias a la oración de la Iglesia, al empeño de la comunidad internacional y a la acción de todos los hombres de buena voluntad, no estará lejos de nuestras cruces cotidianas la llegada de la paz y de la justicia.

Beatísimo Padre,

¡Empujados por la fuerza de la Resurrección y asegurados por la promesa del Señor de estar con nosotros hasta el fin de los tiempos, oso afirmar que ni el conflicto, ni la ocupación, ni los muros de separación, ni la cultura de muerte, ni la emigración de los cristianos lograrán derribar nuestra moral, apagar nuestra esperanza y sofocar nuestra alegría!

+ Fouad Twal, Patriarca

Santo Sepulcro, 15 Mayo 2009