Pages Menu
Categories Menu

Posted on 9 May 2009 in Discursos y entrevistas FT, Patriarca

Discourso del Patriarca Fouad en Notre Dame de Jerusalén

Vuestra Santidad,

Es un gran honor y, no menos, un gran placer de presentaros aquí, en Jerusalén, una eminente concentración de numerosos amigos y colegas. Hoy, en este auditorio, hemos reunido un grupo de personas con quienes compartimos una visión, la visión de los profetas del antiguo Israel, la visión de la primera comunidad musulmana, una visión que está profundamente anclada en las Bienaventuranzas que Nuestro Señor Jesús ha enseñado durante su vida terrena: la visión de una sociedad fundada sobre los valores de justicia y paz, de igualdad y de respeto recíproco, de perdón y de reconciliación y últimamente de hermandad y amor.


Los habitantes de Jerusalén y de toda la Tierra Santa tienen por vocación el ser una luz para los pueblos del mundo. Desde este lugar, la Palabra del Señor tiene que avanzar – Palabra de santidad y justicia para cada hombre y cada mujer.

Delante vuestro, Vuestra Santidad, se encuentran representantes, de más de cien organizaciones, instituciones, movimientos y grupos que contribuyen al bienestar humano y espiritual de los habitantes de Jerusalén, y de toda la Tierra Santa. Algunos de ellos están insertados en la sociedad israelí, otros en la sociedad palestina, otros son miembros de ONG internacionales activas en Tierra Santa. Algunos han sido fundados y son animados por israelíes, otros por palestinos, otros por expatriados; algunos por judíos, otros por musulmanes, otros por cristianos.

Están aquí presentes:

– Representantes de jefes religiosos surgidos de las principales corrientes del Judaísmo, del Cristianismo y del Islam presentes en Jerusalén y en sus alrededores. Deseo mencionar especialmente el Consejo de las Instituciones Religiosas de Tierra Santa, feliz iniciativa que agrupa a los jefes de las diferentes comunidades religiosas y que tiene por objetivo el reforzar la comprensión mutua, el respeto y el diálogo. Este Consejo está hoy presente entre nosotros.

También están presentes:

– Representantes de organizaciones que promueven el diálogo interreligioso entre Judíos, Musulmanes y Cristianos, en Israel o en los Territorios palestinos;

– Representantes de organizaciones que operan para la resolución de conflictos, para la justicia, la paz y la reconciliación, en la sociedad israelí, en la sociedad palestina, y sobre la fractura política israelí-palestina;

– Autores de muchas iniciativas educativas que promueven los valores de la democracia, la igualdad y la tolerancia, en el corazón de las divisiones políticas en Tierra Santa;

– Representantes de organizaciones que trabajan en el campo del desarrollo, de los derechos del hombre y de la sociabilidad, en Israel, en los Territorios palestinos o en ambos;

– Representantes de Escuelas, de Universidades, de Hospitales y de Hogares para personas discapacitadas que acogen una población mixta y viven en lo cotidiano el diálogo interreligioso y el encuentro intercomunitario;

– Representantes de instituciones católicas y cristianas implicadas en la realidad interreligiosa e intercomunitaria constitutiva de la vida sobre esta Tierra, santa para tres religiones y compartida por dos pueblos.

Beatísimo Padre,

Estos diferentes grupos y asociaciones tienen todos una cosa en común: ellos tratan de mejorar la sociedad en la que viven, de hacer posible el diálogo y de promover la educación para la tolerancia, para la democracia y para la igualdad. Os pedimos, Beatísimo Padre, de dirigirles una palabra de aliento: ellos trabajan en un contexto difícil dónde los valores a los que adhieren y que tratan de propagar son demasiado a menudo combatidos y despreciados. Estos hombres y mujeres reunidos hoy delante vuestro son los artífices de Paz que Nuestro Señor ha bendecido en su enseñanza de las Bienaventuranzas, cuando ha dicho: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios” (Mt 5, 9). Os pedimos también, Beatísimo Padre, que los bendiga.

+ Fouad Twal, Patriarca

Notre-Dame de Jerusalén, 11 Mayo 2009